viernes, 15 de noviembre de 2013

AFIRMAN QUE EL PAÍS QUE DEPENDE DE INCREMENTAR SUS IMPUESTOS ESTÁ DESTINADO AL FRACASO

Según estudiosos de negocios y tributación internacional no por incrementar tasas impositivas, significa mayor recaudación para las arcas de los gobiernos de los países y aquellos que dependen de incrementar sus impuestos para su desarrollo, están destinados al fracaso como se ha demostrado históricamente.
 Lo anterior expresó el C.P. Agustín Cárdenas López, quien contrastó los últimos cambios legislativos en México como si las empresas del sector privado aumentaran sus precios de ventas, sin tomar en cuenta la eficiencia de la misma y mejoramiento de la calidad de sus bienes o servicios, o preocuparse por optimizar su administración; “El problema del desarrollo de los países no surge de la iniciativa privada, sino de la falta de eficiencia de sus gobiernos”.
     Comentó que en la iniciativa privada la falta de eficiencia de algún consejo de administración que no maximice utilidades, es sumariamente cambiado por uno que efectivamente cumpla con su tarea fundamental para lo que dicha empresa fue creada.
     Aseguró que aquellos países que tuvieron “milagros” económicos no optaron por aumentar impuestos, “No recurrieron a las cuentas alegres y las sumas sobre las rodillas”, hicieron lo que un inversionista hace, identificaron el problema, reconocieron las limitaciones y cuáles eran los recursos que en el momento eran disponibles.

     Una vez aclarado el panorama procedieron a la innovación, al desarrollo de una reconstrucción empezando por el principio básico de toda civilización, el estado de derecho, para así paulatinamente proceder a modificar y reformar cada aspecto de la sociedad, incluido el económico y tributario, recalcó Cárdenas López.

     “La tributación siempre existirá en la vida civilizada, cooperar para los gastos de un grupo es entendible para que se lleve a cabo algún evento de interés de dicho grupo, sin embargo, no es el pago de impuestos lo que molesta al ciudadano común, sino la falta de equidad entre los participantes de dicho binomio.

     “Es decir, si el que paga no recibe de regreso lo que tiene por derecho, entonces es cuando surge el problema, y por otro lado, el mayordomo de los fondos no se preocupa por la aplicación correcta, clara y formal de los mismos, se sirve a sí mismo de lo que de origen es para el bienestar de los ciudadanos y empresas”, enfatizó.

       El Contador Público agregó que para lograr el “milagro” mexicano se debe capitalizar la situación anterior en una madurez, para la toma de decisiones del rumbo del país con un sentido competitivo, profesional, innovador, de disciplina y de determinación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario