jueves, 15 de septiembre de 2011

EL GRITO DE INDEPENDENCIA


José de Jesús Vázquez Hernández
A propósito de la celebración de las fiestas patrias y de acuerdo con los investigadores y sobre todo la opinión del maestro Emmanuel Carballo, el grito de independencia se ha convertido en la verdadera fiesta del pueblo, es lo que el pueblo celebra más en lo concerniente a esta importantes gesta histórica de nuestro pueblo.
Después del grito de independencia, convertido en arenga a sus feligreses y seguidores, dado en el templo de Dolores Hidalgo y proclamado por el padre de la patria el cura don Miguel Hidalgo y Costilla el 16 de septiembre de 1810, este hecho ha pasado a ser la fiesta por antonomasia, la fiesta más popular del pueblo de México.
En estas celebraciones, algunas cosas pueden dejarse a un lado, menos que los gobiernos conservadores o liberales o de cualquier partido a que pertenezcan eliminen de su programa esta conmemoración, sin duda que si así lo hicieren el pueblo se los reclamaría, ni en estos tiempos de inseguridad, ni los atentados terroristas contra la población civil de Morelia el 15 de septiembre de 2008, ni las prevenciones de algunas autoridades influirán lo suficiente para evitar esta conmemoración.
Nos refiere el maestro Carballo, que el grito de Dolores, es universal, pues se proclama en la gran mayoría de los países del planeta por medio de las embajadas de México instaladas en esos países, y es aceptado casi como se hace con la Virgen de Guadalupe.
El grito se dio en la madrugada del 16 de septiembre al adelantar los acontecimientos que tenían programados para octubre, aprovechando la concentración de gentes que se reunía en la famosa feria de San Juan de los Lagos, pero las circunstancias así se dieron.
Los historiadores tienen varias versiones y nos remontan a ese momento, dicen que en ese acto, “el cura Hidalgo pronuncia un emotivo sermón, al final del cual grita: "¡Viva la Virgen de Guadalupe!, ¡Abajo el mal gobierno!, ¡viva Fernando VII!"
El texto de este grito ha sido alterado con posterioridad sirviendo a los intereses del gobierno respectivo, con adiciones como "Viva la América española" (un reclamo posterior), "Mueran los gachupines" (una expresión de rivalidad que sólo aparecería más tarde por parte de Miguel Hidalgo) o "Viva México".
Viva México!, ¡vivan los próceres que nos dieron patria!, ¡viva Hidalgo!, ¡viva Morelos!, ¡viva Allende!, ¡viva Aldama!, ¡viva la Corregidora!, ¡viva México!, ¡viva México!, ¡viva México!… Este último, forma parte del grito de independencia, que en la actualidad profiere el presidente de México.
El grito tradicionalmente se celebraba el 16, pero don Porfirio Díaz adelantó la fecha para la víspera con el fin de hacerla coincidir con su cumpleaños y desde 1912 que por primera vez se conmemoró el grito de la independencia en Huichapan, Hidalgo, no ha dejado de celebrarse, ni en los momentos más difíciles de la historia, salvo en 1947, cuando la guerra contra los Estados Unidos.
Haiga sido, como haiga sido, ahora disfrutemos de las festividades patrias y aprovechemos para leer algún libro relacionado con esta etapa histórica de México, acaecida hace ya más de doscientos años, pero próxima a nosotros a través del grito de independencia. jjesusvah@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario