jueves, 29 de septiembre de 2011

DONDE ESTÁ DIOS HAY FUTURO


José de Jesús Vázquez Hernández
Donde está Dios hay futuro, es una frase que el Papa Benedicto XVI, les dijo a sus paisanos, los alemanes en su reciente visita a ese gran país, con la intención de difundir su mensaje de paz, de amor, de tolerancia, de ver en él a su creador, a un padre que orienta, que ama que cuida de sus hijos y si sus hijos no se apartan de él y siguen sus consejos, desde luego les espera un futuro mejor.
Recientemente se discute en México, concretamente la Suprema Corte de Justicia de la Nación, un tema de soberanía sobre leyes de entidades federativas, de Baja California y de San Luis Potosí que tratan sobre la protección de la vida desde el momento de su concepción, desde su inicio por considerar que en ese momento esa creatura entra bajo la protección de la ley.
Sin duda que es un tema que tiene muchas aristas, y puede ser visto desde diferentes ángulos, en mayoría radicales y difíciles de conciliar, por lo que la decisión que tome este alto tribunal, en cualquier sentido que sea, tendrá repercusiones para unos y otros que opinen diferente.
En esta controversia, juega un papel muy importante la familia, las mujeres, la Iglesia, las diferentes religiones, los gobiernos locales, el nacional y también la ONU, que desde arriba impulsa estrategias para lograr implantar su ideología al respecto, no siempre acorde con los intereses particulares de países o regiones con costumbres y creencias diferentes a esos grupos de influencia.
El tema es embarazoso, y por tanto merece escuchar la opinión de los expertos en el problema, visto desde diferentes aspectos, para tomar la decisión más favorable a las circunstancias que merece nuestro país, de por sí ya vulnerado por la sangre derramada de nuestros hermanos víctimas de la delincuencia que se moviliza en la impunidad.
Creo que los ministros de la Corte, tienen una alta responsabilidad para determinar, no si es o no lícito abortar o si se debe practicar o no, más bien determinar en qué grado una determinación estatal se opone o vulnera lo establecido en la Carta Magna o se sujeta a ésta, afectando intereses sobre la soberanía de los estados, que están condicionados a respetar las determinaciones y acuerdos superiores.
Lo importante es que se den pasos claros, que no impliquen estrategias para promover la cultura de la muerte, sino de la vida, de la vida de todos, de todas las personas en cualquier estado en que se encuentre, y del color que sea, y sus derechos sean respetados en todo tiempo y lugar.
Así las cosas, hay que esperar que esta controversial decisión nos acerque a Dios, y nos ayude confiar en un futuro mejor para todos los mejicanos. jjesusvah@hotmail.com
Septiembre 28/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario