jueves, 22 de septiembre de 2011

DIA MUNDIAL DE LA PAZ


José de Jesús Vázquez Hernández
Sin duda que celebraciones como la del “Día mundial de la paz”, recordado cada año el 21 de septiembre, son muy positivas para concientizar a la humanidad que vive inmersa en medio de la violencia, la corrupción y la impunidad, pues es motivo de emitir declaraciones de buenos propósitos, en especial de aquellos gobiernos que están adheridos a las Naciones Unidas ONU, donde se promueve oficialmente esta celebración.
Analistas dicen que: “el aumento de la violencia y los conflictos en diversas partes del mundo hacen de gran importancia la reflexión y la acción para construir y fortalecer una cultura de paz en la sociedad. Si queremos construir el futuro debemos actuar de inmediato y de común acuerdo, para que la paz y la no violencia sean una realidad para todos los seres humanos”.
Nuestro país no es la excepción, en virtud de que pasa por momentos de constantes violaciones a la dignidad humana, de transgresiones a los derechos humanos, la criminalidad permea en sus diferentes manifestaciones, como lo hace la delincuencia organizada y desorganizada, afectando la vida y la seguridad de los pobladores de las diferentes regiones y rincones de las grandes y pequeñas ciudades y poblaciones, sin escapar las humildes rancherías.
Constantemente se crean historias de tristeza y desesperanza, como las sufridas por pequeños negocios de toda índole, como pueden ser los llamados tendejones o changarros, como los definía el ex presidente Vicente Fox, quienes al ser extorsionados se ven ante la inquietud de denunciar y sufrir los embates de los extorsionadores o mejor prefieren cerrar y perder la fuente de su manutención.
Y cuando esto sucede por sistema, son infinidad de fuentes de trabajo que se ven constantemente amenazadas y que al sumarse originan en la colectividad esa desesperanza, al palpar desconfianza en las autoridades para combatir esta clase de ilícitos, y peor aun cuando quienes deben combatir, se adhieren a estas bandas que los gratifican, pero a un alto precio, la pérdida de su tranquilidad, de su paz interior, de su trabajo, pues más temprano que tarde le descubrirán su intervención.
Deseamos pues que este “Día mundial de la paz”, declarado como tal en el 2001 por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, con la finalidad de fortalecer los ideales de paz en cada nación y en cada pueblo y se observara un día de cesación del fuego y de no violencia.
Sugiere que entre otras cosas, se realicen actividades educativas y de sensibilización de la opinión pública. “Las Naciones Unidas se ocupan de muy diversos aspectos interrelacionados que abordan las causas fundamentales del conflicto, incluidas la reducción de la pobreza, la prevención del VIH/SIDA, la asistencia humanitaria, la promoción de los derechos humanos, la elaboración de acuerdos internacionales e instrumentos jurídicos, las operaciones de paz, la asistencia electoral, el apoyo a la democratización, la diplomacia preventiva y el desarrollo económico y social”.
Deseamos que estos altos ideales pronto se vean reflejados en las familias de nuestro país por el potencial de nuestra gente y de buenas autoridades y que  juntos superemos los problemas que actualmente afectan la tranquilidad y la paz individual y mundial. jjesusvah@hotmail.com
Septiembre 22/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario